Pago por uso: un impulso a la seguridad

Muchas empresas, especialmente las más pequeñas, carecen de los medios o de un remanente económico que les permitan diseñar una política de seguridad. Hasta que llega la posibilidad de pagar por usar la seguridad que únicamente necesiten. Una tendencia que los expertos creen que significará un gran impulso para la seguridad.

seguridad, ciberseguridad

El instituto Ponemom cifra en un 69% el número de pequeñas y medianas empresas que carecen de presupuesto necesario o de la experiencia para contar con una sólida política de ciberseguridad. Eso se traduce en daños cuya media ronda los 766.00 euros, tomando como referencia las empresas encuestadas que experimentaron una pérdida de datos o sufrieron un ciberataque en el último año.

Hasta la fecha, estas empresas carecían de la posibilidad de protegerse por las razones más arriba mencionadas. Bien porque los recursos se destinan a necesidades más prioritarias, bien porque el personal que trabaja en dichas empresas no dispone de los conocimientos de seguridad necesarios, aquellas compañías quedaban desamparadas y a merced de cualquier tipo de amenaza.

Hasta la fecha, decíamos.

Porque cada vez hay más proveedores de seguridad dispuestos a ofrecer las garantías en la materia que requieren las pequeñas y medianas empresas para evitar ser víctimas de cualquier tipo de amenaza.

Y esto es así porque las soluciones externalizadas de pago por uso permiten a las pymes acceder a las versiones más actualizadas de las tecnologías que necesitan para protegerse. ¿Qué supone eso? Que la empresa en cuestión deja de preocuparse por actualizaciones y renovaciones. En lugar de eso, ahora puede destinar sus esfuerzos y recursos en actividades que le generen negocio.

Otra ventaja que ofrece el pago por uso de la seguridad a las pequeñas y medianas empresas es su ayuda para prevenir el gasto. Al tratarse de una cantidad definida durante un periodo de tiempo delimitado por ambas partes —proveedor y empresa—, para la segunda supone un ahorro. Y también una cuestión de escalabilidad, pues conforme crezca su negocio y, por ende, sus TI según las necesidades y objetivos, asimismo lo harán las soluciones de seguridad que requiera. Y ahorro, decimos, pues nunca se recurre a soluciones sobredimensionadas: se paga por lo que se usa, ni más ni menos.

En definitiva, proveedores que ponen a su servicio soluciones de seguridad diseñadas específicamente según sus necesidades: ya sean en formato nube o en modo licencia; soluciones que incluyen protección de red —firewall, seguridad en el Gateway, gestión unificada de amenazas, protección del correo electrónico—, protección de servidores y para el usuario tanto para puestos de trabajo dentro de la empresa como para los dispositivos móviles utilizados por los trabajadores.

Un acceso a la seguridad más completa al alcance de cualquier empresa sea cual sea su tamaño y posibilidades económicas. Una tendencia en crecimiento. Tanto como las necesidades de protección de la pequeña y mediana compañía.

INFORMACIÓN ADICIONAL

 

¿Podría tu empresa sobrevivir al ataque de un cryptor? Aprende a protegerte frente al ransomware de cifrado.