Ciberseguridad
Amenazas
Kaspersky

Claves para minimizar los ciberataques en 2018

La ciberdelincuencia se ha convertido en uno de los crímenes más rentables del siglo XXI. Lo saben las empresas y también los usuarios, que ponen todo de su parte para evitar ser víctimas de las fechorías de los ciberdelincuentes? O no. Porque siempre hay quien baja la guardia, de ahí la necesidad de refrescar una serie de consejos. Que nunca viene mal.

mapa de ciberataques

La ciberdelincuencia es uno de los negocios más rentables del siglo XXI. No es una frase baladí, sino una realidad. Basta con echar mano de los datos del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) para adquirir conciencia del panorama, para nada halagüeño. Simplemente en lo que al número de ciberincidentes se refiere, se han multiplicado por seis desde 2014. Y los incidentes gestionados en ciberseguridad han pasado de los 18.000 de 2014 a los 113.000 registrados en los diez primeros meses de 2017. Datos que refrendan una, por desgracia, evidencia: España es el tercer país más afectado a escala global, tras los EE. UU y Reino Unido, en lo que a ciberataques diarios recibidos.

Eso, hasta 2017. Un panorama nada halagüeño, decíamos líneas más arriba. Porque 2018 no promete ser mejor. Al contrario, los analistas prevén un año complicado. Desde ataques a infraestructuras críticas a dispositivos móviles pasando por los que tengan como objetivo los dispositivos conectados a Internet. Pero lo peor, prevén muchos analistas, tendrá como origen el empleado, que se convertirá en uno de los objetivos principales de la ciberdelincuencia. Por lo tanto, un empleado sin formación se convierte en uno de los puntos más débiles de la empresa, y también en la puerta de acceso para los ciberdelincuentes. Y con la adaptación al GDPR antes del próximo 25 de mayo como espada de Damocles encima de la cabeza.

¿Remedio? Invertir recursos en formación como parte de su estrategia de seguridad. No en vano, si en algo coinciden varios de dichos analistas, aparte del protagonismo del ransomware en forma de ataques orquestados similares a WannaCry y del aumento de la creatividad por parte de los ciberdelincuentes a la hora de desarrollar herramientas de extorsión, es en la explotación del error humano. Es decir, aprovechar las vulnerabilidades de las personas, ya sean empleados de una empresa o usuarios domésticos.

Por lo tanto, toca ser más responsables que nunca en lo que a la seguridad se refiere. Y si bien es cierto que resulta imposible evitar los ataques informáticos al 100%, nunca viene mal recordar una serie de consejos casi básicos a estas alturas, como estos que ofrece Kaspersky Lab. Todo sea para evitar el mayor número de incidentes desagradables posible relacionados con la seguridad:

· Estar al tanto de lo que se recibe en el correo electrónico y, por supuesto, no abrir archivos adjuntos enviados por fuentes que desconozcamos.

· En lo que respecta a las aplicaciones que utilizamos para trabajar o en el día a día, no descargar ni abrir aquellas que procedan de fuentes que no sean de confianza.

· Evitar anuncios desconocidos, y mucho menos hacer clic en enlaces recibidos de procedencia desconocida.

· Crear contraseñas seguras, difíciles de descifrar y compuestas por una sucesión de letras, números y caracteres. Y, por supuesto, actualizarlas de manera periódica.

· Instalar las actualizaciones pertinentes, ya sean de programas o del sistema operativo. Retrasar la instalación de un parche puede suponer graves problemas de seguridad. Basta con recordar qué ocurrió con WannaCry y ExPetr.

· Utilizar una solución de seguridad adecuada para el tipo de sistema y dispositivo utilizados. 

INFORMACIÓN ADICIONAL

 

¿Podría tu empresa sobrevivir al ataque de un cryptor? Aprende a protegerte frente al ransomware de cifrado.